Picapiedra

18 mayo 2006

Comparación de daños antes y después de la introducción en el horno

Comparamos las variaciones visibles en las muestras después de ponerlas en remojo para que descongelaran para meterlas en el horno, y a la salida del horno, cuando ya habían perdido todo el agua.

Las probetas mojadas dificultaban el examen de las mismas por el tacto, pero se percibía una variación en el color de la piedra en algunas regiones determinadas. Tras sacarlas del horno estas diferencias se hicieron patentes. Además, la textura pastosa de la superficie de las probetas cuando estaban humedecidas se transformó a la salida del horno en una suavidad inusual, que iba acompañada de desprendimiento de polvillo que se quedaba adherido a la piel. Las probetas estaban bastante debilitadas, y la continuación de los ciclos habría acabado partiéndolas en trozos, que tomarían como guía principal las grietas aumentadas de tamaño con los ciclos. De hecho las superficies inferiores de las muestras, por tener una colocación menos favorecedora, han perdido trozon aún mayores de material.